Buscar
  • Guillem Cunill Clares

La paternidad son mis mejores galas y mis trapos sucios


Acabo de escribir una canción que lleva por título provisional: “Soy el peor padre del mundo” y me apetecía seguir tirando del hilo. Aunque no creo ser ni el mejor ni el peor es verdad que en ocasiones siento como la paternidad me sobrepasa, me desborda, mueve los cimientos de todo mi ser pero también siento que es mi mayor fuente de inspiración y de crecimiento personal.


Mi hijo saca a relucir mis mejores galas y mis trapos sucios, es mi maestro y me recuerda las lecciones pendientes. Es mi brújula de vuelta a casa, es mi centro y también es mi desequilibrio y mi tormenta. Es mi oxígeno y mi ahogo. Es mi vida y mi falta de libertad.

Sus logros son mis logros, su dolor el mío, su tristeza mis lágrimas, su alegría mi sonrisa.


A pesar de que en ocasiones grito basta con todas mis fuerzas, de las incontables noches sin dormir, de sentir que no llego ni a la mitad de lo que él necesita, que tengo miedo a equivocarme, que en ocasiones me aterra ser padre, de que cuando estoy con él no tengo espacio para mi, que estoy agotado y que a veces no veo la salida. A pesar de que todo esto me remueve por dentro como nada en el mundo. Aún así, no cambiaría mi paternidad por nada en el mundo y me siento profundamente agradecido por tener la oportunidad de desarrollarme como padre. Siento que este es el mayor aprendizaje para mi y lo recibo como una gran responsabilidad y el mejor regalo del mundo.


🙏🙏🙏 Compartiendo este post a quién creas que le puede interesar me ayudas a que mi proyecto siga creciendo 🙏🙏🙏




17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo